Dieta cetogénica

Se han realizado diversos estudios basados en la dieta cetogénica, principalmente implementada para una rápida pérdida de peso. Comparándola con una dieta no cetogénica, es decir, con un consumo moderado o alto de carbohidratos, la dieta cetogénica facilitó la reducción del hambre y la ingesta de alimentos en general, al mismo tiempo que proporcionaba una mayor capacidad de saciedad debido a su alto consumo de proteínas y grasas, permitiendo una pérdida de peso superior.

Otras investigaciones mostraron como la dieta cetogénica es capaz de mejorar el perfil lipídico de las personas, reduciendo los niveles de triglicéridos y de colesterol total, al mismo tiempo que los niveles de colesterol “bueno” HDL incrementaron. Sin embargo, los niveles de colesterol “malo” LDL no fueron reducidos y en algunos casos se vio su incremento.

El proceso de la cetogénesis también está vinculado a un mayor poder neuroprotector. Hay evidencia que este tipo de dieta fue utilizado a principios del siglo 20 para tratar de reducir la sintomatología en pacientes epilépticos. Hoy día, se están realizando estudios para lograr entender esta relación que podría ser útil en el tratamiento de pacientes con la enfermedad de Alzheimer.

También se ha visto una relación con respecto a la estabilización del estado de ánimo en pacientes con trastorno bipolar. Expertos indican que esto puede ser posible debido a los cambios extracelulares observados durante la cetogénesis, específicamente en la disminución de las concentraciones de sodio intracelular, característica común de los fármacos estabilizadores del estado de ánimo.

Finalmente, otras investigaciones demostraron que una dieta basada en la cetogénesis con un consumo bajo de carbohidratos podría ayudar al manejo de la Diabetes mellitus tipo 2, mejorando el control glicémico y logrando la reducción o eliminación de la medicación tomada.

Como todo régimen alimenticio actual, la dieta cetogénica también tiene ciertas desventajas las cuales hay que mencionar. Principalmente, una de las mayores desventajas es que el escaso consumo de frutas, vegetales, cereales y legumbres produce una falta de vitaminas, minerales y fibra vegetal necesarios para un correcto funcionamiento de nuestro organismo, especialmente en el sistema digestivo, ocasionando casos de estreñimiento.

La gran producción de cuerpos cetónicos usualmente produce mal aliento caracterizado por un olor a manzana verde. Cansancio, fatiga y descenso en la capacidad de atención han sido evidenciados en personas sometidas a esta dieta.

Un aspecto muy importante que hay que señalar es el hecho que debido a la imposibilidad de consumir comidas populares y existentes en la vida cotidiana como pan, cereales, legumbres, frutas o vegetales, la capacidad para mantenerse estrictamente dentro de los límites de la dieta es difícil.

Expertos no recomiendan la dieta cetogénica para personas con problemas hepáticos, cardíacos o algún tipo de enfermedad grave como el cáncer por lo difícil y agotadora que puede ser.

Es importante señalar como comentario final que la dieta cetogénica, al tener abundantes ventajas pero también desventajas, amerita mucha atención por parte del que la vaya a implementar en su estilo de vida cotidiano. Es necesario aconsejarse con un médico o experto en nutrición antes de poner en práctica esta dieta para así evitar pasar un momento desagradable.

Se han realizado diversos estudios basados en la dieta cetogénica, principalmente implementada para una rápida pérdida de peso. Comparándola con una dieta no cetogénica, es decir, con un consumo moderado o alto de carbohidratos, la dieta cetogénica facilitó la reducción del hambre y la ingesta de alimentos en general, al mismo tiempo que proporcionaba una mayor capacidad de saciedad debido a su alto consumo de proteínas y grasas, permitiendo una pérdida de peso superior.

Otras investigaciones mostraron como la dieta cetogénica es capaz de mejorar el perfil lipídico de las personas, reduciendo los niveles de triglicéridos y de colesterol total, al mismo tiempo que los niveles de colesterol “bueno” HDL incrementaron. Sin embargo, los niveles de colesterol “malo” LDL no fueron reducidos y en algunos casos se vio su incremento.

El proceso de la cetogénesis también está vinculado a un mayor poder neuroprotector. Hay evidencia que este tipo de dieta fue utilizado a principios del siglo 20 para tratar de reducir la sintomatología en pacientes epilépticos. Hoy día, se están realizando estudios para lograr entender esta relación que podría ser útil en el tratamiento de pacientes con la enfermedad de Alzheimer.

También se ha visto una relación con respecto a la estabilización del estado de ánimo en pacientes con trastorno bipolar. Expertos indican que esto puede ser posible debido a los cambios extracelulares observados durante la cetogénesis, específicamente en la disminución de las concentraciones de sodio intracelular, característica común de los fármacos estabilizadores del estado de ánimo.

Finalmente, otras investigaciones demostraron que una dieta basada en la cetogénesis con un consumo bajo de carbohidratos podría ayudar al manejo de la Diabetes mellitus tipo 2, mejorando el control glicémico y logrando la reducción o eliminación de la medicación tomada.

Como todo régimen alimenticio actual, la dieta cetogénica también tiene ciertas desventajas las cuales hay que mencionar. Principalmente, una de las mayores desventajas es que el escaso consumo de frutas, vegetales, cereales y legumbres produce una falta de vitaminas, minerales y fibra vegetal necesarios para un correcto funcionamiento de nuestro organismo, especialmente en el sistema digestivo, ocasionando casos de estreñimiento.

La gran producción de cuerpos cetónicos usualmente produce mal aliento caracterizado por un olor a manzana verde. Cansancio, fatiga y descenso en la capacidad de atención han sido evidenciados en personas sometidas a esta dieta.

Un aspecto muy importante que hay que señalar es el hecho que debido a la imposibilidad de consumir comidas populares y existentes en la vida cotidiana como pan, cereales, legumbres, frutas o vegetales, la capacidad para mantenerse estrictamente dentro de los límites de la dieta es difícil.

Expertos no recomiendan la dieta cetogénica para personas con problemas hepáticos, cardíacos o algún tipo de enfermedad grave como el cáncer por lo difícil y agotadora que puede ser.

Es importante señalar como comentario final que la dieta cetogénica, al tener abundantes ventajas pero también desventajas, amerita mucha atención por parte del que la vaya a implementar en su estilo de vida cotidiano. Es necesario aconsejarse con un médico o experto en nutrición antes de poner en práctica esta dieta para así evitar pasar un momento desagradable.

El metabolismo.

El metabolismo se podría definir como la suma de todos los procesos y cambios químicos  que ocurren en el cuerpo para mantenerte vivo. La eficiencia con la cual el metabolismo trabaja, determina con qué facilidad pierdes o ganas peso.

El 70 % de las calorias que ingieres están destinadas al metabolismo basal (gasto metabólico en reposo que es la energía que utiliza el cuerpo para mantener las funciones vitales básicas, respirar, moverse, pensar, dormir, etc.)

Un 10 % es utilizado en la absorción, digestión y utilización de los alimentos.

Solo un 20% de la energía que aporta la comida se quema en actividades diarias como caminar.

A igual peso corporal, los sujetos con más musculatura gastan más calorías en reposo que los sujetos obesos. Es por ello, que las personas de mayor musculatura puedan ingerir más calorías que los obesos y no se les note.

El cuerpo utiliza como combustible la glucosa. Si ingieres más de la que necesitas, entonces tu cuerpo segrega insulina que se encarga de transformar en grasa toda la glucosa que no cabe en los músculos y en el hígado.

 

que-es-una-alimentacion-saludablecontrol-glucosa

 

Estos extractos son una mezcla de lecturas, entre ellas,  la Dra. Amil López Viéitez

y matices de Viky Salazar.

Perder de una a dos tallas, no es un sacrificio…

Realizando unos pequeños cambios, veras como puedes reducir una o dos tallas y una vez logrado el objetivo el secreto está en mantenerlo y no generar el tan odiado y malévolo efecto rebote.

Para ello debemos concienciarnos de que una dieta no debe ser temporal, debe haber un cambio de hábitos, donde aprendamos a comer bien porque es un objetivo básico que debemos realizar día  a día.  Si limitas el azúcar y aumentas la ingesta de agua, te garantizo, que te verás mejor, pero no solo eso sino que, ganarás en salud sintiéndote mucho mejor.

Trata de incorporar los siguientes consejos, pero antes te recuerdo que debes realizar más actividad física en tu día a día, no tienes que ir a un gimnasio para hacer ejercicio, aunque,  si puedes y te agrada socializar, hazlo, pero que sepas que no es excusa el tiempo para no moverte y oxigenarte. No subas en ascensor, hazlo por las escaleras, aparca el coche retirado al sitio que vas y así caminarás un poco más, etc.

limpiar-el-agua

 

  1. LA CANELA SERÁ AHORA TU MEJOR ENDULZANTE

En el momento en que te prepares un tazón de fruta natural en tu desayuno, añádele canela.

  • Si te preparas un té, ya antes que azúcar, mejor un poco de canela.
  • Si de noche te agrada tomar un vaso de leche para tener un sueño más profundo, no lo olvides: incluye una cucharadita de canela en polvo.
  • Cualquier disculpa es buena para aliñar ese postre o bien esa bebida con esta condimenta fantástica, saciante y conveniente para perder peso.

Las razones por las cuales nos va a ayudar a perder una o bien 2 tallas son las siguientes:

  • La canela tiene la capacidad única de imitar la actividad de la insulina en nuestro cuerpo.
  • Gracias a ella estabilizamos el nivel de azúcar en la sangre y eludimos los temidos picos.
  • Otro aspecto interesante sobre el consumo de canela es que nos deja apresurar el metabolismo para abrasar calorías y facilitar esa pérdida de peso en una zona muy concreta: el abdomen y la grasa allá amontonada.

Cinnamon in closeup

  1. CONSUME PAN  DE CENTENO, MEJOR. ¡TE VA A AYUDAR A PERDER UNAS TALLAS!

El pan es un comestible esencial en toda dieta saludable. 

No obstante, debemos escoger bien el tipo de pan con el que vamos a acompañar lo que comemos

  • Como la canela, lo que hace este cereal es regular nuestro nivel de azúcar en sangre.
  • Nos aporta una enorme saciedad, más que ninguna otra pluralidad de pan.

Además, el pan de centeno es una propuesta ideal para nuestros desayunos pues sus hidratos de carbono son de liberación lenta, lo que nos va a aportar un buen nivel de energía a lo largo de unas buenas horas.

 

  1. NADA DE SALSAS. EL MEJOR ADEREZO ES EL ACEITE DE OLIVA VIRGEN EXTRA

En el momento en que nos preparamos una ensalada o bien algún plato de carne a la plancha nos chifla conjuntarla con salsas.

Para perder dos tallas es preciso comenzar a limitar el consumo de salsas. En principio no las quites  por completo de la dieta, sino más bien,  tómalas de forma eventual. El mejor aderezo para nuestras comidas es el aceite de oliva virgen extra y limón, que nos va a ayudar a no acumular grasa en el abdomen y además de esto, va a cuidar de nuestro corazón. Lejos de lo que bastante gente piensa, esta clase de comestibles, como el aceite de oliva virgen extra, nos asisten a regular el colesterol en sangre y a favorecer el perder peso, (con moderación).

En el momento de perder peso las grasas no sobresaturadas son una pieza clave.

 

  1. SI TIENES ANTOJO DE ALGO DULCE, ESCOGE CHOCOLATE NEGRO

Una onza de chocolate negro al día cuida de tu salud, sacia tus ansias por lo dulce y, además de esto, estimula tus sistema digestible y te aporta un buen tesoro de nutrientes para tu corazón.

¿De qué forma resistirse?: No lo hagas. En el momento en que te asalte el apetito entre horas, recurre a una pieza de fruta, a ciertas nueces y a un tanto de chocolate negro. ¡Te aportará un buen torrente de endorfinas!

 

  1. YA ANTES QUE UN CAFÉ CON LECHE, MEJOR UN CAFÉ LARGO

El café es positivísimo en el momento de favorecer el perder peso. Nos ayuda a apresurar el metabolismo, es saciante y un buen diurético. No obstante, tenemos que tener precaución con qué lo combinamos. La leche tiene un nivel de grasa elevado y, además de esto, no es muy digestible. Si, además, agregamos azúcar, tampoco resultará conveniente. ¿Qué podemos hacer para sustituirlo? Puedes incluir un edulcorante, stevia o bien un tanto de canela.

Sin embargo, lo más conveniente es prepararnos un café largo (o bien café americano).

Agregar un tanto más de agua a nuestra taza de café es, indudablemente, una buena propuesta a fin de que nuestro desayuno sea más saludable, digestible y saciante.

Anímate a probarlo.

Recuerda, haz ejercicio, muévete y como dijo  Albert Einstein:

” SI BUSCAS RESULTADOS DISTINTOS, NO HAGAS SIEMPRE LO MISMO”

rutina-de-ejercicios-para-adelgazar-en-casa

 

Salud y Deporte, 11/11/2016, Qué aprendemos hoy.com