Las promesas de año nuevo: ¡Evita que fallen!

objetivos 2017

 

El Año Nuevo es una gran oportunidad para revisar lo que hemos hecho en el 2016, analizar lo que desearíamos cambiar para el 2017 y cuánto esfuerzo podemos poner para lograrlo.

Pero seamos sinceros: las promesas de Año Nuevo tienen un largo historial de fracaso, y la mayoría de las que hemos hecho en el pasado quedaron solo en eso, en objetivos inconclusos, a veces apenas empezados.

El problema es que la mayoría de nosotros tomamos resoluciones de Fin de Año basadas en promesas muy poco realistas y esa falta de sensatez tiene la marca del fracaso.

Elegir un día cero (primero de enero o nueve, pasados los reyes) para comenzar un proyecto parece una buena idea. Pero a la falta de realismo de estas promesas a nosotros mismos se les suma la escasa exactitud en la definición, la falta de motivación, la insensatez o la suma de varias promesas.

Así que este año, hagámoslo mejor. Veamos cuáles son las promesas de Año Nuevo más comunes y cómo evitar que las abandonemos al poco tiempo.

“Voy a bajar de peso”:

Este es el objetivo más común que se plantean todas las personas alrededor del mundo. Pero el planteo contiene 2 grandes problemas. Primero, es poco específico. ¿Cuánto nos proponemos bajar? ¿2 kilos o 10? ¿En cuánto tiempo? Segundo, es una Gran Promesa que requiere de varios Pequeños Objetivos para lograrlo. Comer mejor, cambiar hábitos, hacer ejercicio, ir gimnasio, etc. Así que si quieres hacerlo más viable, intenta primero con estos objetivos:

  • Llevar un registro de lo que como y cuánto ejercicio hago: Porque nadie cambia sus hábitos de un día para otro, lo mejor es comenzar a observarlos. Al tener un registro de nuestra alimentación podemos pasar a elegir qué eliminar y qué reemplazar… Tal vez te sorprendas de que puedes caminar mucho más de lo que lo estás haciendo. Incluso puedes hacerlo más interesante utilizando una App para tu móvil que te ayude a llevar el registro, por ejemplo My Fitness Pal , que es gratuita.

 

  • Cambiar una cosa de mis hábitos alimenticios por mes: Este es un objetivo bien exacto. Una vez que tienes la observación anterior, ya es posible elegir qué cambio hacer cada mes, incluso los que parecen pequeños pueden ser muy eficaces: reducir las porciones, ingerir menos azúcar refinada, alimentos muy procesados, utilizar menos sal, tomar más agua, etc.

 

  • Hacer ejercicio 3 veces por semana: Todo el mundo dice que empezará el gimnasio, pero nadie dice cuánto tiempo le dedicará a eso. La clave está en acomodarlo en nuestros horarios y en mantener la motivación. Si no puedes ir al gimnasio, sal a caminar a paso enérgico o haz ejercicio en casa antes ducharte, por ejemplo. El reloj y el calendario son buenos motivadores. Intenta establecer 40 minutos de ejercicio cada vez y no abandones antes. Si el calendario te muestra que el viernes tienes agendado el gimnasio, llévate al trabajo la ropa para ejercitarte en una mochila y establece una alarma en tu móvil. No comiences a “matarte” con rutinas durísimas: al día siguiente te dolerá todo el cuerpo y abandonarás. Sigue los consejos del entrenador para un ejercicio de intensidad progresiva. Tienes todo el año, ¿no?

 

“Voy a gastar menos y ahorrar más”:

¿A que no te lo has propuesto alguna vez? Lo más seguro es que hayas fracasado: estamos otra vez ante un objetivo bastante vago. Es necesario que sepas en qué gastas para que te sea posible ahorrar, así que prueba con estas promesas más pequeñas en primer lugar

  • Establece y cumple un presupuesto mensual: En lugar de “comprar menos”, crea un presupuesto para este mes de enero y asigna cada parte de tus ingresos a un gasto específico. Puedes utilizar esta aplicación muy sencilla para empezar o anotar todos tus gastos en una libreta. Asegúrate de revisarlo cada semana y ajustarlo si es necesario. Esta es la clave para evitar salirse demasiado.

 

  • Separa una parte de tu dinero directamente para ahorrar: Esta es una decisión más fácil y que requiere menos control previo. Asegúrate de guardar ese dinero muy bien para evitar tentaciones. Si es posible, pídele a otro miembro de tu familia que lo guarde por ti.

 

 

  • Corta un gasto durante todo el mes: Probablemente, tus gastos más importantes corresponden a comida, transporte y vivienda. Puedes elegir algún gasto de estos rubros para eliminarlo. Por ejemplo, dejar de tomarte el desayuno fuera todos los días y preparártelo en casa. O bajar la cuenta de la compañía eléctrica reemplazando tus clásicas bombillas de luz por unas de LED. Elige un gasto y corta por lo sano.

 

“Voy a disfrutar más la vida y comenzaré a preocuparme menos”

Otro de los grandes objetivos planteados alrededor del planeta Tierra y casi nunca logrado. No es que sea imposible, esta promesa solo necesita un poco de guía.

  • Programa un tiempo solo para preocuparte: Así como se lee. Si deseas preocuparte menos, establece un horario para hacerlo. Escríbelo en tu agenda en horario fuera de tu hogar, y cuando llegue el momento, piensa en todo lo que te inquieta. Cuando el tiempo esté cumplido, tacha la tarea y sigue con otra cosa. Verás cómo no pasarás todo el día rumiando un problema.
  • Coge tiempo para el disfrute y el placer: Hay una gran presión en el ambiente laboral para no tomarse vacaciones, por miedo a perder el trabajo u otro motivo, el caso es que, a pesar de que todos los estudios demuestran que gozar de experiencias placenteras aumenta la productividad de los trabajadores, no se le da la importancia que tiene realmente. Si eres independiente, divide tus vacaciones en 2. Si dependes de un jefe, ponte como objetivo enfrentarte a hablar con él sobre este tema. En definitiva, disfruta al máximo del tiempo que dispongas.

 

 

  • Aprende… eso que siempre quisiste saber hacer: Tal vez siempre quisiste tocar la guitarra, bailar como una odalisca o hablar el idioma alemán. Este es el año para hacerlo. Aprender cualquier habilidad pone tus neuronas en marcha, establece nuevas conexiones entre ellas y mejora la memoria. La vida pasa más rápido de lo que supones, hazlo ahora.

En general, la clave para poder cumplir los objetivos propuestos en Año Nuevo es enfocarse en un cambio específico, si los has pensado antes mejor (huir de las promesas de último momento), que tengan un componente motivacional o controlador, como una aplicación del móvil, visitar al nutricionista para marcar objetivos de forma segura y saludable , el gimnasio o un coach físico.

Para finalizar, te regalo un truco extra que ayuda en todos los casos:

Cuéntale a tu familia, tus amigos, conocidos o publica incluso en las redes sociales cuál es tu objetivo

Hablar del tema públicamente aumenta muchísimo la presión que uno mismo siente para cumplir con la promesa. Las redes sociales están llenas de usuarios que comparten su evolución a través del gimnasio, la dieta o desarrollando algún hobby. Llevar un registro fotográfico ayuda en los momentos de desazón: las fotos del pasado y la comparación con la imagen actual son grandes motivadoras. Si prefieres mantener más privacidad, lleva el registro para ti, lo que importa es tu compromiso y motivación.

Ahora que hemos repasado algunas reglas para lograr tus propósitos de Año Nuevo, es hora de comenzar a usarlas.

¡Te deseo lo mejor para este 2017 y éxito en el logro de tus objetivos personales!

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *