Llegó Navidad… Disfrútalo sin remordimientos, solo sé un tanto moderado.

La Navidad es la fiesta cristiana más importante del año y la más popular. La mayoría de los grandes acontecimientos de la humanidad, casi siempre tuvieron relación con hábitos alimenticios y la Navidad, además de ser un hecho religioso vinculado a la espiritualidad, es una fecha llena de alegría y magia para algunos, en cambio, triste, nostálgica para otros, lo cierto es que, peligrosa compañera para los que queremos mantener un peso ideal.

Las cenas de empresa, de amigos, vamos… comilonas por doquier, que se hace muy difícil no caer en la tentación.

Mas no te preocupes, ¡ocúpate!, si tienes ganas de verte y sentirte bien, mantén esa motivación viva. Para la mayoría será muy difícil comenzar una planificación más rigurosa ahora, por lo que te aconsejo que no te obsesiones y utiliza el sentido común junto a algunos consejos que daré para ayudarte.

No creas que estoy elucubrando, el asunto del sobrepeso o algunos kilos de más es algo que puedes empezar a manejar si tienes determinación, disciplina y eres constante. Antes de seguir, quiero que seas consiente que, lo que fácil llega, fácil se va, sí, esa frase que tanto oyes; pero a la que muy poco se presta atención está cargada de razón y verdad. Lo que quiere decir, que se debe tener, cuando menos, deseo de cambiar algo. Recuerda que las dietas milagros no existen y las que hay pueden amenazar para tu salud.

Dicho esto, hay ciertas recomendaciones que podemos seguir y así evitar acabar con unos kilos que no necesitamos y que no nos ofrecerán ningún beneficio. Debemos eludir a toda costa empezar a comer desequilibradamente durante el mes completo, procura ceñirte a los días realmente festivos, que no serán más de cinco. Ya en los supermercados hay polvorones, turrones… Evidentemente, esto incita a empezar a comerlos antes.

 

mesa-de-navidad

 

 

El primer consejo de mi lista es:

 

  1. En ayunas, toma un vaso con agua y agrega unas gotas de limón. Los pequeños estímulos o ácidos orgánicos débiles equilibran tu pH y depuran el organismo. Esto es clave para mantener una buena salud.

 

  1.  Muévete, si no tienes tiempo para ir a un gimnasio o salir a caminar en las mañanas, puedes hacer unas cuantas sentadillas, flexiones, salto a la comba, trote estacionario o el ejercicio que más te convenga antes de entrar a la ducha. Lo importante es que logres acelerar el ritmo cardíaco. Mantén la actividad, de 20 a 30 minutos.  A lo largo de el día aparca más lejos del trabajo para que camines más, sube y baja las escaleras, no uses el ascensor. Recordad que la caloría es una unidad de energía y a mayor movimiento mayor necesidad de consumir esa energía. Al hacer que nuestro corazón bombee a un ritmo más rápido lograremos una muy buena base para estar en forma.

 

  1. No picar entre horas, aquí tu determinación tiene que entrar en el juego. Recuerda distribuir esas calorías a lo largo del día y no añadas más innecesariamente. Guárdate para las comidas importantes, las matemáticas no fallan, si ingieres más de lo que quemas engordarás. En su lugar bebe agua, come una manzana Granny Smith (preferiblemente) o una zanahoria cruda…
  1. Evita o minimiza los alimentos muy procesados y las grasas TRANS, refrescos, patatas de bolsa, bollería industrial, sopas y salsas preparadas, snacks, palomitas, productos precocidos, endulzantes artificiales, etc. Estas grasas son más perjudiciales que las grasas saturadas. En estas fechas con que elimines este tipo de alimentos estarás dando un gran paso y mantendrás a raya el aumento exagerado de peso.

 

  1. Pésate dos o tres veces por semana, así, te mantendrás consciente y nos aseguramos que no se nos vaya de las manos.

 

  1. Aprende a desaprender, deshazte de la mentalidad que la comida navideña debe ser muy abundante y, que si no sobra, es que eres o se es un mal anfitrión. Hay que hacer como dice el divulgador científico y escritor Eduardo Punset en su libro, “El viaje al poder de la mente”, donde plantea, que no somos consientes de lo que implica para nuestro futuro poder echar por la borda gran parte de lo que sabemos o hemos conocido y asimilar que es mucho más útil desaprender determinadas cosas, que en realidad no nos benefician, como esta, por ejemplo.

 

  1. Bebe uno o dos vasos de agua antes de las comidas, tanto si vas a un banquete como si comes en casa. Hay estudios comprobados que demuestran que un mayor consumo de agua constituye una estrategia efectiva para perder peso. El agua hace sentir el estómago más lleno, con lo que disminuye el apetito y comemos menos. También ayudará a limpiar el organismo y eliminar toxinas. Se recomienda beber aproximadamente entre 9 y 13 vasos de agua al día, según la persona.

 

  1. Come despacio y con moderación; es aconsejable masticar muy bien los alimentos, esto contribuirá a que se haga una digestión fácil y correcta, en donde el cuerpo tomará los nutrientes que requiere para su correcto funcionamiento y le enviará una señal al cerebro de saciedad.

 

  1. Come de todo con mesura y compensa los excesos, sé prudente, de esta forma, podrás comer de todo,  si una comida ha sido demasiado calórica, podrás ajustar en los días siguientes esa cantidad de más que has ingerido.

 

  1. Sé selectivo, muchas veces en este tipo de cenas o comidas el principal problema es que nos encontramos con muchos tipos de entrantes, primeros y segundos. Es mejor plantearnos, antes de empezar, lo que no nos queremos perder y centrarnos en qué vamos a tomar, sin olvidar ser comedido.

 

  1. Cuidado al tomar alcohol, ante todo, si bebes no conduzcas. El alcohol aporta calorías vacías. Engorda mucho porque interrumpe la oxidación de las grasas e hidratos de carbono ocasionando que en lugar de quemarlos los almacene. Contiene 7 Kcal/g (energía pura). Es rico en azucares, lo cual significa más para almacenar. El alcohol deshidrata y, a falta de agua, el cuerpo no puede realizar correctamente las funciones y reacciones químicas.

Por lo tanto, no te pases con la bebida.

 

 

Recuerda que, para hacer un cambio serio de hábitos con una buena planificación alimentaria, debes pedir ayuda y acudir al especialista que más confianza te dé.

En definitiva, lo más importante en estas fiestas, además de lo bonito de la tradición, es estar bien contigo y con los tuyos.

Deseo sinceramente, que tengáis unas fiestas maravillosas e inolvidables.

 

ejercicio-navidad-resolucion

 

 

 

 

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *